jueves, 8 de diciembre de 2011

Noches.

Noche. Noche encantada. Noche dolorosa. Noche insensata. Noche mágica. Noche loca. Noche que parece no acabar nunca. Noche, que sin embargo, a veces pasa muy deprisa. Noche de ventanas entreabiertas, de colchas que protegen y de recuerdos que dejan dudas y un sabor de boca un poco amargo. Noche. Noche profunda. Noche de amor. Noche que avanza, que discurre. Noche de estrellas, de nubes, de viento. Noche ligera. Noche cálida. Noche de hojas que bailan alegres en las copas de los árboles. Noche diversa. Noche de luna, de timbrazos, de llamadas telefónicas. Noche de celos, de luchas, de fantasías. Noche de palabras, de confidencias, de sorpresas. Noche de gente alegre, de luces, de sonidos, de fiesta. Noche de desilusión, amargura, tristeza. Noche de lágrimas. Noche. Otra noche más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario